FE, EDUCACIÓN Y SOCIEDAD DE CONSUMO

| 29 abril, 2013

La economía de mercado, que se proyecta a nivel global, impone su propio conjunto de reglas, prácticas y conceptos de todo el mundo. Esto se ajusta una determinada manera de ser en el mundo y vernos a nosotros mismos, el prójimo y la Creación. Así se crea lo que podemos llamar la “subjetividad del consumidor”. Los estudiantes y docentes no están exentos de esta influencia…

La fe cristiana se siente llamada a ir más allá de esta ideología, y remodelar nuestro punto de vista y actitudes de acuerdo con la “nueva creación en Cristo” que somos a través de la fe.

 

El mundo en el que estudiar y enseñar | O cómo nos”educa” el mundo…

El consumismo se ha convertido en una cultura mundial. La difusión del mercado de consumo ha llegado a casi todos los puntos del globo y, en especial, aquellas sociedades que tienen gran influencia económica y política. Esto ocurre más allá de las características regionales y las particularidades que podemos encontrar en diferentes lugares, a pesar de los restos de las culturas y formas de ser locales. Por supuesto, la situación económica  en los diversos sectores sociales impiden cierto tipo de hábitos de consumo. Sin embargo, incluso para aquellos que están excluidos del mercado, la economía de mercado y la dinámica del mundo de los negocios afecta a su vida cotidiana y la construcción de la cultura, incluso más de lo que pueden reconocer.

El mercado mundial establece su propio sistema y escala de valores. Por otro lado los valores expresados rara vez coinciden con el comportamiento real de las personas. Mientras se declaran justicia, amor, solidaridad, se estimulan por otro lado ciertas actitudes y conductas necesarias para que el mercado funcione: competencia, ambición, egoísmo o soberbia y hasta la misma envidia. Esas formas de comportamiento económico es lo que podríamos llamar el consumismo. El sistema se vendría abajo si estas fallaran.

En este punto podemos entrar en un debate político y económico sin fin. Pero, como persona de fe, prefiero postergar ese tipo de problemas hasta que examinemos las dimensiones espirituales y antropológicas. Así voy a considerar aquí sólo un par de aspectos de esta sociedad de consumo, ya que un análisis más amplio llevaría a escribir un libro y ya hay muchos sobre ellos. Primero vamos a centrarnos en este tema desde el lado del consumidor y luego desde el costado de la dinámica de los agentes del mercado. Ambos son necesariamente interdependientes, por lo que cualquiera que sea nuestro punto de partida supondrá el otro.

 

El Consumidor del Mercado del Consumidor

El consumismo diferencia del consumo en el hecho, entre otros, que el consumo es parte de las necesidades de preservar la vida y el consumismo es provocado por mecanismos de mercado que estimulan la insatisfacción. Los seres humanos, como cualquier ser vivo, necesitamos algunos elementos básicos y las condiciones para mantenernos con vida, entre los cuales un cierto consumo de bienes (alimentos, ropa, protección contra las amenazas climáticas o naturales, etc) es inevitable. En las complejas sociedades en las que vivimos hoy en día, otras necesidades, como cierta cantidad de energía, instalaciones sanitarias, educación superior y similares, también están en orden. Sin embargo, esto no es “consumismo”, y esto no implica el tipo de mercado global que experimentamos hoy.

Lo que llamamos “consumismo” viene de un cambio en el concepto de la necesidad de la “sensación” de insatisfacción. “Los mercados de consumo” se crean, no para satisfacer las necesidades de la población, sino para provocar una sensación de insatisfacción permanente. El lema principal de los consumidores es el tema clásico del rock “I can get no satisfaction” (No puedo obtener ninguna satisfacción). La dinámica del mercado, que tiene un crecimiento sin fin y ganancias ilimitadas como objetivos, desaparecerían si las personas se sienten satisfechos con lo que tienen. La cita de Pablo: “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación.” (Filipenses 4:11) ciertamente no sería el lema de cualquier anunciante de nuevos productos. El mercado está ahí, no para satisfacer nuestras necesidades, sino para crearlas, para formar una ansiedad por la novedad, el impulso de comprar. El ser humano es visto como una máquina de comprar, es decir, a través de su capacidad financiera. Las personas que no tienen dinero no existen para la nueva economía global. Están excluidas del mercado. Pero si el mercado es el mercado global que regula el conjunto de recursos humanos y operaciones, los excluyen de la vida.

El consumidor del mercado capitalista siempre debe tener un sentido de insatisfacción personal que sólo pueda ser satisfecho con nuevos productos. Eso crea una forma de deseo que termina en el egoísmo. No tiene ninguna importancia si esos productos son reales o virtuales, siempre y cuando sean objeto de transacción comercial. La vida abundante se confunde con las posesiones infinitas. Para crear esa insatisfacción se impone una invasión permanente de la publicidad, noticias e información sobre los productos. La sociedad debe estar saturada de oferta directa o indirecta de los productos y las novedades que, lejos de satisfacer las necesidades de la población, provocan cierta ansiedad de posesión y, al mismo tiempo, un deseo para la próxima innovación.

Incluso las relaciones humanas están bajo la misma lógica, la lógica de la posesión y el descarte, un sentimiento de insatisfacción, que, en última instancia, impide el verdadero amor. Cabe reflexionar las consecuencias de esto para las relaciones humanas en el ámbito educativo.

Así que la pregunta es hasta qué punto el sistema de valores del mercado, es decir, las formas y hábitos de consumo, es coherente con el testimonio de la fe cristiana. Es la pregunta que muchos de nosotros estamos haciendo, especialmente allí donde abunda la pobreza y la exclusión social, donde la brecha entre ricos y pobres se está ampliando, donde surgen los brotes de violencia. ¿Los valores de mercado ayudan a superar estos dilemas humanos, o, por el contrario, los aumentan?

 

El proveedor del mercado de consumo

Desde el otro lado también los proveedores del mercado tienen un sentido de insatisfacción, el malestar creado por el deseo insaciable de ganancias. En una economía basada en el dinero, nunca se tiene suficiente. Si el objeto de todos los negocios, la industria, la transacción o del trabajo es la búsqueda de ganancias, esto crea un cierto modo de ser que afectará a todos y cada acción, que influye en nuestra forma de considerar nuestras propias capacidades creativas, nuestra construcción de nosotros mismos como seres humanos. Si no hay ningún beneficio personal, no hay ganancia, la motivación se ve disminuida. El éxito tiene que ver con dinero. Ciertamente, hay acciones humanas que no son movidas por el lucro, pero toman un segundo lugar.

El problema no es el mercado como mecanismo de las transacciones humanas, sino el mercado global, que pretende resolver todas las situaciones humanas y las necesidades a través del mismo y único sistema, y para controlar y gobernar a toda la Creación. Todos los recursos de la naturaleza, sobre todo los necesarios  para la vida humana y todos los productos de la mente humana han de ser poseídos, administrados y se convierten en un objeto de comercio, de búsqueda de ganancias. “El mundo y los que en él habitan” (Salmo 24:1) se ven, no como criaturas de Dios, sino como un mercado. Esto, inevitablemente, crea una cierta subjetividad humana, que considera que el amor, la solidaridad, la compasión, no son el centro de las actitudes que nos hacen humanos, sino buenas intenciones que incluso pueden llegar a ser una desventaja para un empresario calificado. La ambición, el orgullo, la capacidad de imponer a los demás, el individualismo, son las conductas que se esperan de un “ganador”. El ansia de ganancia añadida a ese tipo de actitudes pone la codicia en la parte superior de la lista, no de vicios, sino de virtudes.

La humanidad, entonces, se divide en “ganadores” y “perdedores”. La palabra “perdedor” se ha convertido en una palabra despectiva, un insulto. Pero el mundo está lleno de perdedores en este sistema económico. De hecho, el 80 por ciento de la población mundial está perdiendo en este sistema de mercado y los ganadores se están apropiando de todo lo necesario para la vida. A nivel mundial, no es el problema de los derechos de las minorías, ya que se observa sobre todo en las zonas más prósperas, sino los derechos de la mayoría de la población.

Mis preguntas, entonces, tratando de mantenerse dentro de los límites del tema teológico, son, en primer lugar, si es consistente con nuestra herencia cristiana este consumismo, esta  compulsión a acumular bienes, para convertirse en “ganadores” y poner a los “perdedores” en una categoría casi sub-humana. En segundo lugar, qué tipo de actitudes tienen los “ganadores” hacia los “perdedores”, ¿cómo funciona el conjunto de actitudes y conductas producidas por esta “mentalidad de mercado del consumidor” hacia el prójimo, sus dolores y sufrimientos, sus realidades y necesidades?

Sólo por mencionar una línea más: Esta forma de ver el mundo como un lugar abierto para el consumo en la actitud del consumidor, trae un daño ecológico irreparable, que está poniendo en peligro el futuro de toda la humanidad y la naturaleza juntos. Para decirlo en pocas palabras, una nueva pregunta: ¿será suficiente la conciencia del daño ecológico para cambiar y crear relaciones más sostenibles y menos agresivas con la naturaleza? ¿Los hábitos de consumo que se forman en los países dominantes se pueden modificar tomando en cuenta las necesidades de los más pobres, sin alterar los bienes de la naturaleza?

 

Un llamado a la fe

Aquí está el verdadero enigma de la historia de la civilización en la que estamos y aquí donde los cristianos están obligados a dar su testimonio de fe en el Señor resucitado. ¿Tiene nuestra fe el poder para enfrentar y reorientar la vida de las personas expuestas al consumismo? ¿O será nuestro destino adaptarnos a esta ética del mercado global y renunciar a sus contradicciones? ¿Puede el testimonio cristiano, en la formación de las nuevas generaciones, contribuir a un nuevo tipo de subjetividad, para liberar la fuerza del deseo de los mecanismos del consumismo, a la voluntad de Dios en nosotros?

El Nuevo Testamento abunda en exhortaciones a los creyentes para evitar ser capturado por la mentalidad de este mundo, para tener la “mente de Cristo”. Así que Pablo escribe a los Romanos: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto” (12: 2). Expresiones similares se pueden encontrar en toda la Escritura, y claramente en las cartas a los Corintios y en el Evangelio de Juan.

Pero para crear una nueva subjetividad, para construir la mente y la voluntad de los seres humanos requiere más que un sistema de valores ideales o las buenas intenciones y el pensamiento. El poder de consumo descansa en su capacidad de capturar el deseo de la gente. Funciona desde la misma cuna, donde se forman los símbolos e impulsos, donde surgen afectos y deseos, sino también el sentido del amor y el reconocimiento del otro. La verdadera libertad que proclama el Evangelio debe ocurrir en el mismo nivel, cuando el deseo se libera de la tentación de lo que Pablo llama “la carne”. El Evangelio es una invitación y una posibilidad de superar el deseo colonizado por el mundo con el fin de reconocer y servir en el Espíritu.

Para ello, los símbolos y deseos a través del cual nos comunicamos y decidimos deben transformarse en una forma que nos permite ver y vivir otra racionalidad, no la de consumo, sino la de la justicia y el amor. Toda la vida debe ser resignificada, debe ser vista bajo otra luz y las relaciones humanas se deben poner en el centro de las decisiones éticas (es decir, a la luz de la voluntad de Dios, para la vida abundante de todos).

Una vez más, es la gracia, la gracia maravillosa de Dios, es la mayor experiencia del alma. Pero, quién experimenta la gracia sabe que la vida sucede por la donación de sí mismo en el amor y no por las cosas que tienen precio y recompensa. Esta es otra lógica, otra comprensión de lo que la vida humana, no ligada al deseo de la acumulación y la codicia, las posesiones y el confort, sino de construir con los demás la clase de paz que brota de la justicia, de la reciprocidad, del respeto de los la naturaleza y el reconocimiento del otro, de la otra. La Creación no debe ser considerada como el depósito permanente de mi sed insaciable de bienes, sino como el fruto del amor de Dios a todas las criaturas de Dios y como los seres humanos somos responsables de ella. Mi vecino se convierte entonces, no más mi competidor para la posesión de bienes, sino mi compañero en la construcción de la nueva humanidad en Cristo. Toda educación afirmada en la fe procurará sostenerse en esta visión.

Ciertamente, esto no es una tarea fácil en el mundo de hoy. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a entender que el último modelo de teléfono celular no nos hará más humanos, pero el respeto por la Creación de Dios lo hará? Que las personas de edad pueden ser un pozo de sabiduría, incluso si no saben cómo usar una PlayStation. ¿Cómo podemos convencer a los ciudadanos de una nación que el simple hecho de ser parte de un país dado no nos hace mejores que los demás, o nos otorga privilegios unilaterales en el uso de la fuerza?

Quiero terminar señalando brevemente algunas propuestas concretas para desarrollar en el marco de un “programa educativo”:

  • Valorar y difundir las narrativas de la fe, no sólo de los “héroes misioneros”, sino también de los profetas, las personas comunes en situaciones difíciles, pacifistas y aquellos que luchan por la justicia en medio de la pobreza o la opresión.
  • El testimonio personal en una conducta que demuestra que otra forma de vida es posible. Reconocer los beneficios de la tecnología, pero también hacer frente a sus límites y la tentación del consumismo.
  • Ayudar a construir un discernimiento sobre el sesgo ideológico oculto en muchos anuncios, publicidad e información, incluso supuestamente serios.
  • Crear motivaciones para saber lo que está sucediendo en nuestro mundo más allá de nuestra comunidad inmediata, ya que un mundo global necesita ciudadanos globales alertas, señalando la necesidad de seleccionar la información con el fin de estar realmente informados.
  • Ayudar a construir la conciencia, la sensibilidad y el respeto hacia otras culturas, formas de vida, entendimiento de las diferencias, no como una forma de separarse de ellos, sino en la búsqueda de la comprensión y la solidaridad.
  • Participar en la acción personal y comunitaria contra la discriminación, la pobreza y otras formas de exclusión social.
  • El establecimiento de nuevas formas de relaciones humanas, que considera a las personas y los afectos como “no descartable”, dejando de lado una actitud utilitaria para dar mayor participación en la vida.

Estos se mencionan como ejemplos de muchos otros. Pero lo principal es la transformación de nuestro ser a la imagen de Cristo, que requiere de la experiencia de la fe, el don de Dios en nuestra vida. Si la educación no toca el corazón, no importa cuántos valores y sistemas éticos podemos enseñar, siempre permanecerá en un nivel superficial, ya que las actitudes se siembran en el suelo profundo de la mente. Nuestro llamado es dar a luz a la nueva criatura en Cristo, capaz de discernir que, en la voluntad de Dios y en Cristo encarnado, el amor a nuestro prójimo, el ser humano concreto que sufre y espera, es la verdadera motivación de todas nuestras decisiones éticas.

 

Néstor O. Míguez.
Nacido en Rosario (Sante Fe), Argentina.
Pastor de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina
Doctorado en Teología y una Diplomatura Superior en Antropología social y política.
Profesor de Biblia (Nuevo Testamento)  y Teología Sistemática, en el I. U. ISEDET (Buenos Aires)
Conferencista invitado en diversas Universidades y centros de educación teológica a nivel mundial
Escritor, sus libros y artículos se han traducido y publicado en diversos idiomas.
Presidente de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas

 

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que, fiel a sus principios, no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.
Si desea agregar su comentario sobre esta nota puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

Comentarios

comentarios

Tags:

Categoria: Edición 3 | Educación, entrega 9, PASTORAL, Vida Pastoral

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.