SER DISTINTO… ¡NO QUIERE DECIR QUE SEAS EL ÚNICO!

| 7 octubre, 2013

Valiente es aquel que tiene miedo pero que enfrenta y supera ese miedo. Aquel que no le teme a nada es un irresponsable.

Desde que en mi adolescencia decidí servir al Señor me ha tocado enfrentar algunos miedos. Miedo a no poder lograrlo. Miedo a fallarle al Señor. Miedo a que mi familia sufra injustamente. Pero en los últimos años, cuando el ministerio fue tomando un rumbo más claro, me tocó descubrir ¡un miedo nuevo!
Se trata  del miedo a ser distinto. Durante algunos meses sentí que lo que estoy haciendo es raro. Aunque tengo la seguridad de hacer lo correcto, es difícil mirar a los costados y no ver nada parecido.
En el año 2003, junto a mi familia, empezamos a soñar con una iglesia que exprese una filosofía diferente. Que ponga el poder del evangelio al alcance de personas que ya tienen una “opinión” de la iglesia y que no entrarían nunca a una convencional.
Fuimos tomando decisiones en esa dirección. Y avanzamos en estos diez años. En agosto 2010 decidimos comprar una propiedad para establecernos en la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires, vimos la mano del Señor a nuestro favor, y salimos en victoria de un momento de riesgo. Y empezamos a desarrollar actividades que no fueron entendidas por muchos.
Tomamos algunas decisiones que nos hicieron sentir extraños. Tan extraños que pensé que era el único. Pero de a poco me di cuenta que ser distinto, no implica ser único. La sensación de desprotección, de soledad, que me acompañó es indescriptible.
Claro, conforme pasaron los días, el Señor se ocupó de una u otra manera de mostrarme que su iglesia es mucho más grande de lo que yo puedo ver con mis ojos.
Pensar en la diversidad como parte del plan de Dios ha sido, por momentos, una idea difícil de sostener. Existe un modelo de iglesia y todo lo que no se ajuste a nuestra concepción mental o espiritual de cómo debe ser y funcionar una comunidad de fe, nos resulta al menos “raro”. Y cuando uno es novato, ¡esto da miedo!
Me ha llamado poderosamente la atención el pasaje de Génesis 11:6-7  donde Dios ve la uniformidad como algo negativo. A Dios le sigue molestando que las personas se uniformen, aunque “puedan lograr todo lo que se propongan” Dios prefiere separarlos, a verlos uniformados, con la voluntad coartada, y la creatividad atrofiada en pos de un modelo. Creo que es mejor enfrentar el miedo a ser distinto, a no tener pares y ver en la diversidad algo del plan de Dios.

Al menos en mi experiencia, el temor a ser único no es tan malo… sólo hay que enfrentarlo y descubrir que la iglesia del Señor ¡es mucho más grande de lo que podemos ver!

 

Lauro Lavandera
Emprendedor
Licenciado en Teología
Profesor del Instituto Bíblico Rio de la Plata
Fundador de Enjoy Church Argentina

 

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

Comentarios

comentarios

Tags:

Categoria: Edición 6 | Iglesia unida y diversa, entrega 6, Vida Pastoral

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.