EL “AMEN” Y EL “YO TE BENDIGO”

| 21 octubre, 2013

Jesús nos advirtió contra el grave peligro de caer en “vanas repeticiones”, al estilo de los cultos paganos de los que se burló Eliseo tan simpáticamente en el monte Carmelo. ¿Para qué emplear una palabra griega, de origen arameo, cuando tenemos palabras nuestras para decir lo mismo y hasta decirlo mejor?

A veces “Amén” parece ser un equivalente piadoso de “okey”. Una vez, en la recepción de una boda, en la fila para recibir el refrigerio, la señora que me seguía llevaba su bebé en sus brazos. “¿Quiere Ud. café?” le pregunté a la señora. “Amén, hermano” me respondió. Y cuando le pregunté si quería leche y azúcar, me contestó cada vez con “Amén”. Me preguntaba cómo me hubiera dicho que no. Supongo que tendría que ser “Anatema sea”.

Dos síntomas más de esta enfermedad semántica: He observado que a veces algunos fieles sueltan un “Amén” antes de que el predicador haya terminado de pronunciar su oración completa. A lo mejor querían expresar su apoyo al predicador, sin  haber entendido el pensamiento, mucho menos haberlo evaluado críticamente. Por la misma razón muchos predicadores solicitan “amenes” como apoyo a su mensaje: “¿Cuántos dicen Amén?” (Aunque nunca sacan la cuenta para decir cuántos), “¿Hay alguien aquí que dice Amén?” etc.

El Amén nunca debe ser una pregunta. No es signo de interrogación sino de exclamación y firme convicción. Da expresión a lo que escribió Lutero en su catecismo, después de cada artículo de fe: “Esto es ciertamente la verdad”.

El segundo adherido comenta la moda de “yo te bendigo”, “yo declaro” y aun “yo decreto”. ¿Es saludable tanto “yo”?

 

Juan Stam
Misionero en Costa Rica por más de 45 años.
Doctor en Teología por la Universidad de Basilea, Suiza.
Profesor, por muchos años, del Seminario Bíblico Latinoamericano.
Escritor, autor de varios libros y artículos.

Cordialmente es la expresión de PASTORESxlaGENTE que fiel a sus principios no procura fijar conceptos únicos, sino que busca expresar la diversidad en la pluralidad que caracteriza al movimiento evangélico.
Las notas publicadas en esta edición digital reflejan la opinión particular de los autores.
La dirección de Cordialmente procura que la expresión bíblica “examinadlo todo, y retened lo bueno” sea el objetivo, por lo cual se invita a los distintos escritores a presentar sus fundamentos dejando el juzgamiento del artículo en cada uno de los lectores.

Si desea agregar su comentario a una de las notas puede hacerlo teniendo en cuenta las siguientes limitaciones:

  • Debe ser de hasta 140 caracteres
  • Puede referirse libremente en aprobación u oposición a las ideas y conceptos expresados
  • No debe incluir comentarios personales o críticas sobre el autor de la nota
  • No debe utilizar el espacio para agraviar a una Iglesia o institución
  • No debe utilizarse para promociones de ningún tipo

 

 

Comentarios

comentarios

Categoria: Biblia, BIBLIA, Edición 6 | Iglesia unida y diversa, entrega 8

Comments are closed.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.